jueves, julio 19, 2007

Lo que no salió publicado


Jeannine Diego, generadora de la iniciativa de Co-Incidentes, reunión de editoriales de “alto riesgo” (como ella las nombra), escribió un artículo que ha salido en la revista Gatopardo (edición de julio), con un único “problemilla”: el tan siempre temido tijeretazo editorial dejó fuera a varias editoriales mexicanas: Bonobos, El billar de Lucrecia, Compañía. Y sólo publican a las más “prestigiadas” como Sexto Piso, Ficticia, Ditoria. Así que, con el derecho de uso de este blog publicamos la entrevista que hizo Jeannine a Ediciones El billar de Lucrecia y que fue "suprimida".
-----
Ediciones El billar de Lucrecia • Poesía latinoamericana
Fecha de fundación: Diciembre 2004
Directora editorial: Rocío Cerón
Director de arte: Luis Blackaller
Diseño y diagramación: Margarita Pizarro
Consejo Editorial: Ehitel Silva Zegarra (Perú-México), Julio Carrasco (Chile), Rodrigo Castillo, Carla Faesler, Julián Herbert, Ernesto Lumbreras, Javer de la Mora, Mónica Nepote, León Plascencia Ñol (México), Paúl Guillén (Perú)

Perfil de la editorial
Ediciones El billar de Lucrecia • Poesía latinoamericana nació con la idea de publicar aquellas escrituras poéticas que no tengan miedo a no ir por la ruta de lo establecido y las formas decorosas de una poesía correcta, de autores nacidos entre 1967 y 1979. El catálogo de EBL publicará sólo 15 libros (mismo número de bolas del billar) de autores de la región latinoamericana durante cuatro años (de 2005 a 2009). EBL juega con la idea del billar: las bolas representan el lenguaje y las posibilidades de la poesía y la imagen de Lucrecia encarna la poesía vital, atrevida y cumbianchera, que mueve las piezas de los poetas que integran e integrarán la colección. EBL tiene gran interés en que la poesía se mueva por el continente y dejar de lado las miradas endogámicas para tratar de comprender los cauces poéticos ajenos a los del país de origen de cada quien. Al término de la publicación de los quince títulos, EBL regalará a quien tenga la colección completa una caja-contenedor numerada, haciendo cada colección única.

PREGUNTAS / RESPUESTAS
¿Dónde se conoce y cómo se dio a conocer la editorial?
En el encuentro de poesía “Salida al mar” realizado en Buenos Aires, Argentina en julio de 2005.

¿Qué significa para ti el riesgo?
Como editorial significa lanzarnos a buscar escrituras potentes, singulares, fuera del canon establecido por modas, mafias o compadrazgos y apostar por ellas. Publicar poetas de otros países y lanzarlos al mercado editorial mexicano es un gran reto, pero creemos que la única posibilidad de editar poesía es arriesgando, siempre arriesgando. La poesía y el riesgo son hermanos gemelos.

¿Qué distingue a la editorial de otras con un perfil similar?
Nuestra línea editorial, nuestro aire lúdico y anti solemne. No nos tomamos muy en serio, pero sabemos a dónde queremos disparar, y lo hacemos a matar.

¿Quién quiere ser la editorial “cuando sea grande”?
Nosotros no tendremos adultez porque vamos a morir en la gloria…es decir, la editorial se terminará justo en el momento de la publicación de la bola negra (la 8 que, de hecho, nos la saltaremos ya que es la última que entra en el juego).

¿Hay algún editor o editorial que sea un modelo o inspiración para ti?
Varios, por su arrojo y necedad: de Argentina Marina Mariash y Santiago Llach de Siesta Ediciones, María Medrano y Lucía Diforte de Y si me hiere un rayo Ediciones y Washington Cucurto de La Cartonera; de Perú Arturo Higa Taira del Álbum del Universo Bakterial; de México Minerva Reynosa y Óscar David López por Harakiri Ediciones.

¿Quién es tu mejor lector? ¿Tu peor?
El mejor el que está dispuesto a recibir puñetazos de adrenalina, el peor el ñoño naftalina que cree que todo termina en “Machado”…

¿Cuál es el libro que jamás podrás hacer, pero que quisieras hacer?
La primera edición de los Testamentos de Villon.

¿Cuál es el libro que jamás querrías hacer?
Cualquiera de narrativa posmoderna.

Al concebir la idea inicial de un libro, éste se parece a: ¿un embrión, un tornillo, un relámpago o un pedazo de jamón (u otra cosa)?
Como poeta: un gran dolor de cabeza pero placentero, siempre placentero y adictivo. Como editora: un gran dolor de cabeza pero adictivo, siempre adictivo.

El proceso de edición se parece a: ¿un viaje, un parto, una fiesta o un dolor de muelas (u otra cosa)?
Una larga conversación silenciosa en un juego de ajedrez, donde todo gesto cuenta.

Una vez producido el libro y listo para distribuir, éste se parece a: ¿un sándwich, una casa, un hijo o un Frankenstein (u otra cosa)?
Perlas, ¿qué hacer con perlas?

¿El contenido dicta la forma, o la forma el contenido? Explica brevemente.
El contenido –el poema– siempre dictará la forma del libro. La voz siempre encontrará la mejor forma para ser sostenida.

¿Qué tipo de colaboración o contacto se ha establecido con otras editoriales de alto riesgo en América Latina (coediciones, encuentros, iniciativas colectivas, etc.) y qué importancia tiene este tipo de contacto?
En el caso de El billar de Lucrecia hemos creado una serie de relaciones-venas a partir de las cuales dialogamos, distribuimos, nos mentamos la madre, nos amamos, etcétera. Sin ellas el impacto de EBL y su meta sería imposible.

¿Cuál es el futuro de editoriales como la tuya?
Sobrevivir para contarla.

3 comentarios:

AlejandraOlay dijo...

Rocío, será posible que nos permitas publicar esta entrevista. El domingo 29 de julio publicaremos en el suplemento Perfiles de El Imparcial, una serie de entrevistas con editores de libros en Sonora. Sin embargo, dada la naturaleza de tu propuesta quisieramos incluirlos. vale?

Rocío Cerón dijo...

Alejandra, no creo que exista ningún inconveniente. Adelante. Y gracias por pensar en EBL.
Un abrazo desde DF,
R

Mariposo dijo...

No soy jugador de billar pero tenía la vaga impresión de que la bola negra era la ocho. Les felicito por su proyecto. Un abrazo.